Bogando ausencias


Más allá…
                        más allá…
                                               proa al poniente..
A salvo de las aguas traicioneras,
de la furia salvaje,
                        alucinada,
de la fuerza golpeando contra el fango
como indómitos potros sediciosos
liderando manadas,
tensando cada músculo de espuma,
engendrando en la huella de sus cascos,
un trueno subterráneo,
                        amenazante,
-sin cabestros capaces de humillarlos
a la conformidad de las amarras-
que cabalgan,
                        bravíos,
                                               por el cauce,
excitados a muerte sus ijares
con espuelas de rabia.
Es necesario andar,
                        hombre y distancia,
por las viejas alturas de la costa
donde buscan refugio los silencios
de migración amarga.
Es necesario huir
                        bogando ausencias,
cargando,
                        mansamente,
el bagaje de miedo en las espaldas.
Y guardar,
                        por los sueños de la sangre,
la memoria furtiva de un recodo,
un harapo de luna entre los sauces,
la osadía de un trino en la llovizna,
la sombra de una garza,
en tanto
                        un llanto ardiente,
                                               amordazado,
mastica el desarraigo en las entrañas.
Más allá…
                        más allá…
                                               sobre las grupas
salpicadas de greñas sudorosas
y lenguas erizadas,
asediados por olas invasoras,
trepan dos soledades vulnerables
mientras bufan los belfos,
                                               persistentes,
contra la ruina gris de la barranca.

No hay comentarios:

Datos personales