Desde el cansancio


La pavorosa noche de las fiebres
saqueó sus energías,
desterró el desamparo sumergido
entre las redes rotas,
ensombreció los párpados…
y apenas tiene fuerzas para el mate
y la tregua…
                                    y el fuego…
y el rito maloliente del cigarro.
Desgajada de sol,
                                    al mediodía,
es la sangre un temblor,
                                    sed arañada
abriendo ávidas grietas en los labios,
un anillo de insomnios encendidos,
vértigo de sudores embozados,
memoria de agua ciega,
                                    sin orillas,
jirones de relámpagos.
Envuelto en la raíz de la paciencia,
mira pasar el río,
amotinado,
azuzado por látigos de viento
que desbordan los límites del cauce
y lo llevan,
                                   colérico y mugriento,
a morir de abandono sobre el légamo.
Como sobreviviente de un naufragio.
Mira pasar la vida
desde el hombre,
desde una soledad sin concesiones,
desde el silencio huraño
y aguarda
                                   bajo el cielo indiferente,
bajo el eco profundo,
                                   derramado,
que regrese la furia,
                                   la osadía,
la voluntad de andar peleando instantes,
cada mata de hierba,
                                   cada escama,
cada tibieza de cocido amargo,
mientras devora el tiempo,
                                   en los recodos,
su porción de homicidios cotidianos.


No hay comentarios:

Datos personales